Sin categoría

Provincia, la gran oportunidad o el gran temor en nutrición

La malnutrición en México y Latinoamérica ataca principalmente a la población de las zonas rurales, por dos motivos principales: la falta de educación y el poco o difícil acceso a servicios de salud, algo que los encamina a ser excesivamente vulnerables a los mensajes de la industria alimentaria a través de los medios de comunicación; que como sabemos venden productos de baja calidad nutricional con bajo costo y llenadores, cosas que se vuelven base de la alimentación de dicha población. Si bien en los últimos años en algunos países del sur los gobiernos han apostado por la investigación y educación en nutrición, siguen siendo pocos los nutriólogos que quieren desarrollarse en zonas rurales o provincias, son muchas las razones pero entre las más destacables están las siguientes:

  • No nos sentimos con herramientas necesarias para atender comunidades; no sabemos mucho sobre educación o controlar grandes grupos en contacto directo, entre otras cosas.
  • Alejarnos de los lujos de una zona urbana llega a frenar el experimentar vivir en el campo.
  • La población aún no tiene mucho conocimiento sobre nuestro trabajo, así que le hace más “caso al médico”.
  • Creemos que a falta de recursos económicos será complicado crear una cultura alimentaria.

En base a mi experiencia puedo decirles que son más las ventajas de trabajar en provincia:

  • De inicio vivir alejada del tráfico, ruido excesivo y estrés cotidiano te lleva a que tu vida sea más relajada y tranquila.
  • Tienes alimentos directos del campo a la mesa aprovechando al máximo sus nutrientes, incluso disminuyendo los costos de alimentación al momento de utilizar los frutos de temporada.
  • Aplicas y aprendes conocimientos de otras ciencias, en ocasiones te tocará hacerla de maestro, cocinero, agricultor y oficios que jamás imaginaste ejercer.
  • Puedes hacer actividad física con el simple hecho de poder trasladarte de un lugar a otro caminando o en bicicleta.
  • Estableces un contacto directo y frecuente con la población, te adoptan en la comunidad incluso te vuelves un referente.
  • Los especialistas en el área de salud, muestran respeto por tu disciplina y le dan reconocimiento a tu labor.
  • Lo último y lo mejor es que rescatas la vida de muchas personas a través de la prevención.

Para lograr lo anterior es necesario mostrar y tener humildad, adaptarnos a los recursos que se nos ofrecen y que nosotros podemos aportar… nunca esperen llegar a montar un consultorio citadino que ahuyente a las personas, busquen actividades y lugares para acercarse poco a poco. No es un trabajo sencillo, pero igual que cualquier área de trabajo en nutrición trabajar en provincia deja una recompensa moral enorme.

Por Gaby Hernández 

Deja un comentario